top of page

El papel de las entidades en la atracción de inversiones

Desde que la empresa de vehículos eléctricos y eficiencia energética Tesla, dirigida por Elon Musk, anunciara su intención de establecer una planta automotriz en México, diversos estados se postularon como candidatos para atraer dicha inversión. Sin embargo, de los hechos se extrae que es necesario que los estados y municipios definan políticas públicas que faciliten la llegada de inversiones al país. Sobre todo, en un momento de expansión en el que a través del nearshoring, las empresas deciden apostar al traslado de sus operaciones de producción a países vecinos buscando la reducción de costes y mejores condiciones para su establecimiento.


Once estados de la República dejaron claro su interés y condiciones para atraer la inversión: Chihuahua, Durango, Estado de México, Hidalgo, Michoacán, Nuevo León, Puebla, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz; mismos que dieron cuenta de las facilidades y recursos que ofrecían para atraer a la automotriz a su jurisdicción. No obstante, fue Nuevo León el estado elegido por la empresa debido a sus características; entre ellas, la proximidad con el estado de Texas (sede de la marca), el desarrollo industrial del estado, la capacidad de infraestructura (carretera, ferroviaria), el acceso a recursos naturales (principalmente el agua) y la disponibilidad de mano de obra en la entidad.


A pesar de que Nuevo León cumplía con los requisitos establecidos por Tesla para la instalación de su primera planta de vehículos eléctricos en América Latina, el Presidente López Obrador cuestionó, durante una de sus conferencias matutinas, la idoneidad del estado candidato a causa de la problemática del agua que desde hace varios años lo afecta. Como era de esperarse, esto provocó una enorme incertidumbre, llegando incluso a plantearse la posibilidad de que la inversión terminara por perderse y que la armadora decidiera instalarse en otro país. De la misma forma, el mensaje presidencial fue aprovechado por el resto de los Estados para mostrar sus fortalezas y así tratar de atraer la inversión.


Finalmente, el pasado 27 de febrero, el titular del Ejecutivo Federal anunció que la empresa instalaría su planta en Nuevo León. La noticia fue celebrada por la relevancia que esta inversión representa para el país; sin embargo, también hubo críticas y reclamos al gobierno federal por poner en riesgo la instalación de la planta en México.

En torno al análisis que otras entidades realizaron para competir con Nuevo León y convertirse en sede de la planta de Tesla, destaca que muchos de ellos se limitaron a hacer públicas sus intenciones; mientras que pocos de ellos -aparentemente- se acercaron a la empresa. Este hecho debe tenerse en cuenta puesto que México es un país con grandes oportunidades de inversión para las empresas extranjeras; sin embargo, en numerosas ocasiones, los estados carecen de un método para facilitar la atracción y acercarse a los posibles inversionistas para que éstos se establezcan en su territorio.


Lo anterior da pie a una reflexión sobre las condiciones que los estados deben garantizar para propiciar la inversión, entre las cuales se encuentran:


  • Seguridad: este punto es clave dada la situación que atraviesa el país, especialmente en algunas entidades. La presencia de cárteles o las extorsiones por parte de grupos de la delincuencia organizada son factores capaces de ahuyentar cualquier inversión en una entidad, por lo que resulta prioritario realizar grandes esfuerzos para mantener la seguridad pública.

  • Ordenamientos jurídicos que otorguen seguridad y confianza al inversionista: con normas claras y concretas que despejen cualquier tipo de incertidumbre.

  • De la mano de lo anterior, también es clave contar con procesos administrativos sencillos y funcionales que reduzcan los tiempos de tramitación y contribuciones correspondientes a la realización de dichos procesos.

  • Incentivos de carácter fiscal: éstos constituyen una buena herramienta para acercar el establecimiento de empresas en las entidades. En algunos casos, los gobiernos locales han cedido o reducido costos de los terrenos en los que pueden instalarse las operaciones de las empresas. Sobre este punto resulta indispensable no perder de vista la importancia del gobierno federal en el otorgamiento de incentivos y programas para atraer la inversión.

  • Infraestructura adecuada: contar con una red de comunicaciones (principalmente por carretera, pero deseablemente también por ferrocarril, transporte aéreo o marítimo), pues algo que busca casi cualquier empresa es que sus productos puedan trasladarse de forma rápida y eficiente de un extremo a otro del país; incluyendo a Estados Unidos o a algunos otros países vecinos.

  • Disponibilidad de recursos naturales: conocer y publicitar las oportunidades y ventajas con las que cuenta la entidad en materia ambiental; especialmente en estos momentos en los que se está convirtiendo en un tema transversal y central en, prácticamente, toda política pública.

  • Esquemas de colaboración con universidades y centros de formación: de cara a la formación e integración de un capital humano que sirva de mano de obra a las compañías que pretendan establecerse en una entidad.


En cuanto a las acciones concretas para la atracción de inversionistas, se podrían proponer, entre otras:


  1. Mantener una postura pública abierta y de atracción a la inversión: sin medidas que generen incertidumbre para los posibles inversionistas.

  2. Contar con un proceso para acercarse a los posibles interesados en una inversión: no basta solo con promoverse como el mejor candidato, es preciso que los gobiernos locales y las empresas generen sinergias que atraigan la inversión. Esto no debe confundirse, en ningún caso, con corrupción, sino que debe considerarse como la habitual relación que debe existir entre gobernantes y generadores de empleo. Los primeros deberán propiciar las condiciones para que la incorporación de empresas coadyuve en el crecimiento de las entidades.

  3. Desplegar acciones para atraer la inversión: campañas publicitarias (en medios de comunicación, redes sociales y eventos) que permitan conocer los puntos fuertes de cada entidad para promover la instalación de empresas dentro de su territorio.


A manera de conclusión, comparto el siguiente dato: en 2021, la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) informó que México se posicionó en el décimo lugar de la lista de las 20 naciones que más Inversión Extranjera Directa (IED) logran atraer, con 32 mil millones de dólares en ese año. Esto es un gran indicativo del importante y destacado papel que juegan las empresas dentro de una sociedad, no sólo como generadoras de empleo, sino también como dinamizadoras del desarrollo y crecimiento económico. De ahí la importancia de que los estados mantengan una política integral que le permita a México mantenerse y avanzar dentro de los diez primeros países del mundo más atractivos para invertir.


Este artículo fue escrito por Lorenzo Sancho Fernández, Consultor en Grupo Estrategia Política.

0 comentarios

Comentários


bottom of page